Con una maleta llena de ganas de comerme el mundo, un título recién estrenado y cierta experiencia en el periodismo local, aterricé en Bruselas para hacer prácticas en Aquí Europa. Allí aprendí a desenvolverme por los sinuosos pasillos de las instituciones europeas, entrevisté a personajes de relevancia internacional y trabajé codo con codo con grandes periodistas. Una vez de vuelta, decidida a seguir intentando vivir de esta...