“El mayor secreto de una unidad de investigación exitosa es la calidad de los profesionales que la integran”

Katherine Pennacchio| Madrid| 07/02/2014

Giannina imparte una clase en el Máster en Periodismo de Investigación, Datos y Visualización en 2013. Fotografía: Marcos García Rey

Segnini imparte una clase en el Máster en Periodismo de Investigación, Datos y Visualización en 2013. Fotografía: Marcos García Rey

Giannina Segnini es miembro del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en ingles)  y fue editora de la unidad de investigación del diario La Nación de Costa Rica, medio en el que trabajó durante 20 años. Segnini presentó la renuncia a seguir dirigiendo esa unidad el pasado 5 de febrero. Alegó: “Una serie de decisiones editoriales de este diario, fundamentadas en razones que considero ajenas al periodismo, me impiden continuar trabajando para esta empresa.”

Bajo su tutela, el equipo de investigación de La Nación había revelado casos de corrupción internacional, entre ellos, una trama por la que políticos costarricenses aceptaban sobornos para facilitar adjudicaciones a la multinacional Alcatel o una historia de licitaciones públicas irregulares de equipos médicos, cuyo impacto se tradujo en que los expresidentes costarricenses Rafael Ángel Calderón Fournier y Miguel Ángel Rodríguez Echeverría acabaron en la cárcel.

Además de formar a cientos de periodistas alrededor del mundo en las técnicas más punteras del periodismo de investigación y de datos, Segnini ha recibido diversos reconocimientos por su labor profesional. Entre ellos, el Premio Nacional de Periodismo Jorge Vargas Gené, en tres ocasiones, el Ortega y Gasset de España en 2005; y en noviembre de 2013 obtuvo el  “Reconocimiento a la Excelencia Periodística” de la Fundación García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI).

Segnini fue descrita por el Consejo Redactor del Premio Gabriel García Márquez como “una periodista que aprendió el lenguaje técnico de los ingenieros, para ensanchar las fronteras del periodismo, y una editora visionaria que representa una referencia para todos, sobre cómo se hace buen periodismo trabajando en equipo”.

En la entrevista concedida a MasInvestigacion, Segnini, una de las pioneras mundiales en trabajar de forma analítica con bases de datos, explica lo que significa para ella hacer periodismo de investigación de vanguardia en y desde Costa Rica, y cómo el trabajo en equipo junto con la selección de profesionales de calidad representa el mayor secreto del éxito de una unidad de investigación. 

Como formadora de periodistas, ha vivido las realidades de otros países. ¿Cuál cree que es la mayor ventaja y la mayor desventaja de hacer periodismo de investigación y datos en Costa Rica?

Tenemos dos ventajas comparativas con respecto a otros países: la solidez e independencia de los poderes del Estado y un marco legal que nos garantiza el acceso a bases de datos públicas. Sin embargo, recientemente nos estamos enfrentando a restricciones al acceso de bases de datos públicas mediante el cobro desproporcionado por esa información. Como no pueden negarnos la información por las garantías legales que protegen ese derecho, algunas instituciones del Estado están cobrando sumas exageradas (hasta 1 millón de dólares) por la entrega de los datos que solicitamos.

Sus investigaciones han tenido repercusiones importantes. Han provocado que dos expresidentes de su país terminaran en la cárcel y han generado unas 50 causas judiciales. ¿Qué consejo le da a los periodistas de investigación que trabajan en países donde, a pesar de las denuncias, nunca pasa nada?

El objetivo de un periodista de investigación no es llevar personas a la cárcel, sino contar hechos de interés público que podrían configurar un delito. Evaluar si esos hechos conllevan un crimen o no es tarea de los organismos judiciales determinarlo. Soy consciente de que en algunos países las repercusiones de las publicaciones son mínimas. El consejo que les daría a quienes se enfrentan a esa realidad es blindar sus artículos con la mayor rigurosidad posible y ser persistentes en el seguimiento, así como evidenciar, con datos, el incumplimiento o la desidia de las instituciones que deben atender los asuntos que investigamos.

¿Cuál es el secreto de una buena unidad de investigación? 

El mayor secreto de una unidad de investigación exitosa es la calidad de los profesionales que la integran. De poco sirve tener los mejores equipos o programas informáticos, una lujosa oficina o incluso el deseo de incursionar en el periodismo de investigación, si no se selecciona a las personas correctas con un perfil necesario idóneo para hacer este trabajo o no se defiende, con determinación, el desarrollo y la retención de ese talento.

A los periodistas que trabajan como lobos solitarios, ¿cómo podemos convencerles de que se trabaja mejor en equipo?

Es muy sencillo: el periodista que no aprenda a trabajar en equipo está condenado a convertirse en irrelevante o a quedarse solo.

Si su conducta es explotar a otros colegas, a asistentes o a profesionales que lo asesoren, sin el debido respeto por ellos, tratándolos como proveedores  y sin reconocerles su participación, pronto se le acabarán las fuentes de ayuda. Y un periodista solo es incapaz de dominar todas las disciplinas que se requieren para hacer periodismo de calidad en el presente. 

En cambio, si el periodista trabaja de verdad en equipo con sus colegas y con profesionales de otras disciplinas, respetándolos e impulsando la participación libre de todos desde el origen de cada investigación, el conocimiento se multiplicará, las capacidades de todos se complementarán y  el resultado será siempre de mayor calidad. Además, el espíritu de trabajo en equipo se fortalecerá en cada uno de los integrantes y estimulará el crecimiento constante.

Al recibir el Reconocimiento a la Excelencia periodística de la Fundación Gabriel García Márquez alertó que es la industria de los medios la que está en decadencia y no la profesión de periodista. ¿Qué cambios deben realizar los medios de comunicación en los próximos años para sobrevivir?

Poner más atención en la calidad del contenido que en la inmediatez para publicarlo; que los gerentes, administradores y directores de las empresas comulguen con los principios periodísticos de independencia y rigurosidad como vías para acrecentar su único capital importante: la credibilidad; que eliminen las pesadas estructuras burocráticas que retrasan o convierten en un calvario la ejecución de proyectos de innovación, mientras que las start-ups experimentan con mayor flexibilidad. Además, necesitan poner más atención en las propuestas que sus propios periodistas impulsan y no sólo gastar millones en el pago de asesorías de compañías de expertos externos.

Gabriel García Márquez dijo que “aunque se sufra como un perro, no hay mejor oficio que el periodismo”. ¿Giannina Segnini ha sufrido ejerciendo el periodismo?

Por definición, este oficio está marcado por altibajos compuestos por momentos difíciles y, sobre todo, por otros muy reconfortantes. No podría quejarme de esos momentos de sufrimiento porque sin ellos no existirían los segundos. El periodismo de investigación es un paquete completo que no se compra por partes, sino entero, desde el primer momento en que decides dedicar tu vida a ejercerlo.

En una entrevista el pasado 24 de noviembre, en el diario El Tiempo de Colombia, comentó que le tiene “un profundo asco” a la injusticia. ¿El periodismo que se hace en Costa Rica permite que en este país haya más justicia?

Cuanto más frecuentemente y con mayor profundidad revelemos hechos y fenómenos que afecten a los ciudadanos, disparidades e injusticias, mayor es la posibilidad de que esos problemas se aborden. Hacer visible la injusticia es el primer paso para entender sus orígenes, sus efectos y las mejores formas para atacarla.

No podría asegurar que el país es más justo por nuestras publicaciones porque nosotros sólo analizamos esas realidades y las contamos. Otros actores sociales tienen un peso mucho mayor en corregirlas. Lo bueno de Costa Rica es que existen instituciones sólidas y un poder judicial independiente que permite concretar esas acciones en buena parte de los casos. Es la combinación del trabajo de todos los actores la que realmente da resultados.