María Isabel Magaña

María Isabel Magaña

 

Mi afición por la lectura empezó gracias a los libros de misterio. Leía uno diario, hasta que mi mamá rehusó comprarme más y tuve que empezar a leer los “otros libros” que había en la inmensa biblioteca de mi casa.

Tal vez por eso decidí, desde los 10 años, que quería ser detective. Y aunque disfrutaba imaginarme jugando a ser la Sherlock Holmes de mi amada Colombia, los años me invitaron a cambiar los gadgets de espía por libretas, esferos y una grabadora.

La pasión por el periodismo solo ha crecido desde entonces. Mis primeros pasos los di en el periódico EnDirecto, del que luego fui editora. Mi trabajo fue recompensado con la mención de honor en los premios Telefónica por el artículo Echar el cuento en 140 caracteres.

De allí brinqué al mundo de las agencias. Aprendí a contar qué está pasando en el mundo con EFE y a explicar cómo se ve afectado por la economía con Valor Futuro.

Ahora, si miedo a los números, he decidido hacer un mejor uso de la gabardina, la lupa y las ganas de investigar que se me quedaron de mis años de miniespía para contar las historias que aún esperan ser descubiertas.

@marisamagar