Los gobiernos de América Latina prometen luchar para favorecer los derechos y libertades de sus ciudadanos, pero aportan poco dinero al Sistema Interamericano de Derechos Humanos de la Organización de Estados Americanos. Restringen así a los ciudadanos los espacios para conseguir justicia. Pedro Pablo Peñaloza | Madrid | 23 de noviembre de 2013 Caracas era un torbellino el 2 de marzo de 1989. La protesta contra el paquete...