Edmund Burke dijo que “para que triunfe el mal sólo es necesario que los buenos no hagan nada”. Al fin y al cabo, cuando callamos, somos parte de ese colectivo inmutable frente al dolor, frente al mal. Por eso decidí atravesar este camino tan efímero siendo periodista, viendo a través de los ojos de otros y contando sus historias. Ahora, también a través de los datos. Estudié en Costa Rica, donde nací. Trabajé como...